Lagomarsino Online - Productos
 
 


La exportación de premezclas de harina de trigo argentinas a Brasil trabada por medida pararancelaria generada por el lobby molinero brasileño.

Escribe el Dr. Marcos Lagomarsino.

Se ha generado un agudísimo problema entre la molinería argentina y la brasileña, que tiene como origen una fuerte competencia entre ambos sectores.

Como se sabe, Brasil produce harinas para su mercado interno moliendo una proporción de alrededor del 30% de trigo de producción brasileña y el resto lo importa fundamentalmente de Argentina (entre 6 y 7 millones de toneladas).

Esta situación de importador de materia prima, coloca a los molinos brasileños en una situación desventajosa en relación a los argentinos. En efecto, aún descartando desventajas logísticas y de costo en el traslado de la harina a destino final con respecto al trigo, la selección de calidades que es realizada muy eficientemente por los molinos argentinos constituye una ventaja inigualable a su favor. Cada molino, ubicado en zonas de producción, realiza una selección específica en su área de influencia, que va mezclando de acuerdo a sus necesidades, así como va adquiriendo las cantidades de de trigos correctores necesarias para ir produciendo los cortes adecuados a cada requerimiento de los clientes. Un molino brasileño, que importa carguíos enteros en un solo barco, no puede realizar este tipo de selección, ni puede realizarla el exportador al momento del embarque por las necesidades operativas de carga y la velocidad necesaria.

Como se recordará, después de la grave crisis que culminó con la devaluación a 3 x 1 en el 2002, basado en un error de concepto que presuponía que la limitación de las exportaciones produciría un reflujo hacia el mercado interno que haría bajar los precios (recuérdese que la capacidad ociosa de la molinería ronda el 40%, por lo que el precio de una exportación del 10% en nada influye) , el gobierno de entonces dispuso la elevación de las retenciones a la exportación de harina a un 20%. Las premezclas industriales, basadas en harina, con aditivos que van desde sal hasta el gluten, alfamilasas, colorantes, emulsificantes, azúcar etc. quedaron en el 5%. A raíz de esta circunstancia, los molinos que técnicamente pudieron adecuarse, comenzaron en pocos meses la exportación de premezclas, pero una gran cantidad de molinos quedó excluida. Las premezclas requieren de una activa participación del exportador en el país de destino, ya que se debe adecuar su uso a las costumbres de elaboración del lugar y a los demás elementos que se incorporan. Es por ello que se exportan premezclas únicamente a los países limítrofes, y no se pueden realizar exportaciones de farináceos a otros países importadores de harina, ya que la traba del 20% lo impide y no son compradores de premezclas industriales.

El 3 de agosto la Administración Aduanera de Brasil, dependiente de la Receita Federal, máximo organismo de aduanas de Brasil dictó una medida que tuvo su origen en el lobby de los molineros brasileños: Estableció como requisito previo a la importación de premezclas, que todo embarque proveniente de Argentina fuera analizado para determinar si era o no efectivamente premezcla. La norma brasilera que reglamenta las harinas y premezclas de trigo es absolutamente vaga y no contiene especificaciones en detalle, y pasa por alto cualquier nomenclatura internacional. Además, se establece un único laboratorio de análisis de las muestras que se sacan en las aduanas, radicado en la ciudad de Santos, a donde todas las aduanas deben enviar las muestras que serán a su debido tiempo analizadas y devueltas. Mientras tanto, los camiones en frontera y containers en puertos, en volúmenes cercanos a las 30.000 Toneladas, quedan paralizados sin poder ser despachados a plaza, bajo el sol, la humedad y el calor, Esta maquiavélica medida pararancelaria que traba totalmente el desenvolvimiento del comercio de premezclas con Brasil es un desesperado intento de frenar las importaciones a ese país, y las autoridades brasileñas que han intervenido en la operación fueron calificadas por funcionarios argentinos, entre ellos el Sub Secretario de Agricultura de la Nación como "incentivados por los molinos brasileros" y "estafadores" en reunión celebrada en Brasilia el viernes 25 de agosto.

A la fecha numerosos molinos argentinos han iniciado las acciones judiciales tendientes a liberar la mercadería retenida en las aduanas, y las cancillerías y los ministerios de ambas naciones mantendrán reuniones inmediatas tendientes a solucionar el conflicto, que a todas luces resulta inverosímil, máxime teniendo en cuenta que las normas internacionales en la materia son claramente favorables a la posición argentina, habiéndose realizado en el año 2003 la correspondiente consulta a la Organización Mundial de Aduanas en Bruselas, Bélgica, máximo organismo en la materia.

El fenómeno constituye todo un hito en el logro de un grupo industrial brasileño para evitar la competencia.

 

OTROS ARTICULOS

La exportación de premezclas de harina de trigo argentinas a Brasil trabada por medida pararancelaria generada por el lobby molinero brasileño.

La Harina de Trigo

Consideraciones sobre el incentivo a la desaparición de la industria molinera institucional.

Entrevistamos al Doctor Marcos Lagomarsino

Ya habrían horneado pan hace 23.000 años

Entrevista de La Industria del Pan al Dr. Marcos Lagomarsino

LA INDUSTRIA MOLINERA

Harina Enriquecida

INFORMACIÓN ACTUAL, HARINA

Pasitos de Ballet

Tipificación de las harinas

 

Andrés Lagomarsino e Hijos S.A.® 2000

El Sector